Categorías
Sin categoría

Es el modo

Por Viviana Ayilef

A la memoria sutil de lo que no llegué a mencionar

porque argumentos nos sobran

No es el modo

nos dicen

eso de vandalizar nuestro patrimonio

y yo me pregunto qué entienden

por nuestro

y por

patrimonio.

¿Será patrimonio la piel de un ancestro

el secuestro de su püllü

bajo infinitos candados

la redada

            el arreo

las jaulas humanas

            los museos vivos

las lógicas infinitas de su

                            cacería?

¿Será patrimonio tener en prisión

lo que supo ser una respuesta

a los rayos del sol?

¿O patrimonio será apropiarse de la platería

hacerla caricatura y venderla a precio

                                               de dólar

                                  en el circo cultural

                                       del capitalismo?

¿Será patrimonio el mapudungun

despojado de su gente?

¿Usado para nombrar centros de sky

complejos turísticos

alojamientos costosos

y todos esos lugares de los que

                                     nos sacaron

bajo cuyas construcciones todavía late

el corazón

de un ancestro?

No es el modo

                        nos dicen

mientras ponen distancia a los machi

                                   de sus rewe

a través de una cárcel

                                   una frontera estatal

mientras nos dicen que el machi no es machi

y lo dicen en diarios

y también niegan en diarios

que haya presos políticos mapuche

y empiezan a dar saltos en el acto

ya que el que no salta es mapuche

y uno se queda sembrado nomás

un poco por la sorpresa

otro tanto por mapuche.

No es el modo

mientras Roca vive cada día con mayor impunidad

                                               en Puelmapu.

No es el modo Rafael Nahuel

ni Macarena Valdés, Catrillanca, Treuquil, Catrileo

weichafes que siguen cayendo

weichan que se sigue levantando.

(el que no salta es mapuche)

No es el modo destrozar los monumentos

que honran

el linaje de su prócer

sus pedestales-prontuario

mientras hacen sana sana

a tanta piedra

quebrada

–al mármol blanco

del blanco–

mientras nosotros juntamos

como esquirlas de memoria

también cosas rotas

que no son cosas.

Fuimos construyendo un archivo

registramos violencias de estos últimos 200 años

fotos de niños cazados, imágenes de familias enteras

en campos de concentración

y sin ir más lejos

ayer

el Estado

–no importa qué Estado,

nunca importa qué Estado–

entró con sus balas de nuevo

con sus formas incendiarias:

ardieron huertas

ranchos

esperanza

la mirada de niños

y la memoria arde tantas veces

se abrió de nuevo la herida

el pasado prende como leña seca.

Entonces siento que es tiempo

de que nuestros muertos estén finalmente a salvo.

Y que el asesino

            cese

de vencer.

Por eso es el modo.


Viviana Ayilef

Nació en Trelew (Puelmapu/Argentina) en 1981. Es Profesora y Licenciada en Letras por la Universidad Nacional de la Patagonia, donde trabaja como docente. Publicó Agua de Otoño/Kelleñü (2009), Cautivos (2013), Meulen (Lo que puede un cuerpo) (2017) y Mailen (2020) en poesía. Malvinas en fragmentos (narrativa histórica, 2012) y Los Cositos (literatura infantil, 2017) son sus otros libros.


Intervención de imagen de portada: Paula Baeza Pailamilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s